Ciencia/Ficción: científicos locos

Ciencia/Ficción es una columna regular que analiza los errores cometidos por libros, películas y otros siempre que incluyen algo de ciencia en su trama.

Damas y caballeros, los científicos son buenas personas. Convivo con científicos todos los días, tengo reuniones con científicos de todo el mundo y de todos los horizontes, así que creo que tengo una buena idea de lo que puede ser un científico, y sí, son buenas personas. También tengo una idea de lo que no pueden ser, ¿y adivina qué? No son malvados. Tampoco padecen enfermedades mentales que los llevan a desear destruir la tierra. Finalmente no construyen armas para matar superhéroes o aniquilar (parte de) la humanidad.

Sí, hoy hablaré de científicos locos, genios malignos, villanos no tan genios, mentes maestras con alteraciones cognitivas y otras cosas, siempre que usen la ciencia de una manera extraña y corrupta.

¿Y qué mejor lugar para comenzar que en las montañas de Suiza? Aquellos de ustedes que tienen un don para las historias de terror ya saben a dónde va esto. ¡Si! «Frankenstein o el Prometeo moderno», en el que Mary Shelley nos ofrece el gran personaje de Victor Frankenstein. Sin entrar demasiado en detalles, el personaje principal comete errores científicos debido a su sed de conocimiento, su falta de experiencia y también la falta de orientación adecuada. Esta historia, por supuesto, tiene consecuencias drásticas que nunca se verían en el mundo real (la criatura misma, por ejemplo). Sin embargo, hasta cierto punto, hay una parte de la realidad en este libro. Los errores en la ciencia se cometen cuando las personas se apresuran a experimentar sin preguntarse qué esperan o incluso sin discutir con sus compañeros.

El libro que provocó el estereotipo de la locura en los científicos.

Si en 1818 Mary Shelley hizo un gran trabajo escribiendo su libro más famoso y ya hacía señalamientos sobre algunas preocupaciones en la ciencia, veamos qué les sucede a los científicos locos en los últimos años. 

Al igual que el joven Víctor del que escribió Mary, muchos científicos ficticios pierden la razón por todo el conocimiento que poseen y su entusiasmo, la pasión que sienten por la ciencia. Esta pasión que los lleva al límite de la cordura es evidente en el personaje del Dr. «Doc» Brown de «Volver al futuro». Primeramente, él es un científico. Y para prueba: su bata de laboratorio. Pero lo que más me preocupa es su estado mental. No porque sea raro o reservado, no. Solo porque envía a Marty en su nuevo invento sin probarlo más allá. Y ten en cuenta que viajar en el tiempo es una cosa maravillosa, pero primero deberías asegurarte de que no habrá consecuencias dramáticas. Entonces el Dr. Brown.. ¿un científico? Tiene pasión, sin duda, pero su falta de preocupación por los estándares éticos podría ser un problema en el mundo real.

«Estoy seguro de que en 1985 el plutonio está en todas las farmacias de la esquina, ¡pero en 1955, es un poco difícil de encontrar!» – Doctor Emmett Brown

Acabo de dar aquí dos buenos ejemplos de científicos que tienen pasión pero terminan cometiendo errores porque se olvidan de las preocupaciones del mundo real y se vuelven absortos en su búsqueda del conocimiento. Inician con muy buenas intenciones pero más tarde conducen a malos resultados. Sin embargo, hay personas inherentemente malas que solo usan la ciencia como una herramienta para sus malas intenciones.

Por supuesto que podría hablar sobre Lex Luthor o el Dr. Octavius o casi cualquier villano de cómic con «Dr.» en su nombre. No lo haré. En primer lugar, porque siento que carezco de conocimiento sobre los súper villanos y, en segundo lugar, porque hay otros personajes que me gustaría presentar.

Comencemos con mi segundo personaje azul favorito (el primero es papá pitufo): Megamente de «Megamente». Esta película animada es una parodia del típico duelo de la fuerza contra el intelecto. Tenemos una persona azul hiperinteligente contra un superhéroe fuerte. Nada de lo que Megamind crea funciona contra el superhéroe y me gusta lo persistente que es el personaje al tratar de derrotar a su peor enemigo. Aquí, los científicos estarán de acuerdo: la perseverancia es la clave. ¡Y es verdad! La ciencia trata tanto de los fracasos como de los éxitos. Aunque si lo piensas, sigue siendo una película sobre una persona súper inteligente que intenta ser respetada por otros usando la fuerza (cuando lo pones así, no parece que el personaje sea realmente tan inteligente). Más allá del hecho de que algo está mal en su mente, esto significa que su brújula moral está fuera de lugar.

Hasta trae picos, por si no estabas seguro de que era malvado.

Otro personaje que se ajusta a esta descripción de tener proyectos personales que necesitan algo de ciencia es el delicioso Frank N. Furter. Este hombre siente pasión por los hombres rubios con bronceado y, por lo tanto, usa la ciencia para crear la criatura de sus sueños más salvajes: Rocky. Y sí, este es un musical real, «The Rocky Horror Picture Show». Frank N. Furter está listo para hacer cualquier cosa para alcanzar su objetivo y esto incluye el secuestro, la creación de vida, el asesinato. No todo esto está relacionado con la ciencia, claro, pero aquí hay algo nuevo que vimos en los ejemplos anteriores: falta de preocupación por la ética.

No te preocupes, solo se pone estos guantes para limpiar su laboratorio.

Parece que en su mayoría hay una sola forma de que la ciencia salga mal en la ficción y también aplica en la vida real. Sí, ninguno de nosotros, los científicos, somos malvados ni estamos listos para matar por nuestra investigación (¿o sí?), pero las razones adecuadas y el método científico existen por alguna razón. Existe la necesidad de una ciencia limpia en la que todos puedan confiar. Tal vez una mayor transparencia podría alejar las preocupaciones sobre las instalaciones científicas y la investigación en general.

Esto me lleva a un último punto. Últimamente, el científico loco a veces ha sido reemplazado por corporaciones malvadas. En realidad, esto proviene de preocupaciones del mundo real. ¿Qué están haciendo las corporaciones? Se trata de ética y transparencia al mismo tiempo. Repasaré el ejemplo más infame que no proviene de la industria del cine, sino del mundo de los videojuegos. «Corporación Umbrella» de la serie «Resident Evil» es una compañía farmacéutica que infectó a la ciudad de Raccoon con un virus que convierte a las personas en zombis con fines de investigación. Todos aman los apocalipsis zombis, así que todos aman a la Corporación Umbrella… excepto tal vez los zombis que no quisieron participar en el experimento. Traté de preguntarles qué pensaban y esto fue lo que dijeron: «Cerebroooos».

Al final, me gusta el arquetipo del científico loco. Me gusta la advertencia inherente sobre la ciencia basada en preocupaciones del mundo real. Principalmente no me gusta el hecho de que la ciencia sea usada como un atajo fácil para crear villanos en la trama y que, con bastante frecuencia, no tienen tanta profundidad como otros personajes. Aun así, ¡no hay nada que temer! Hay peores arquetipos científicos… pero esa es una historia para otro día.